LAS 7 TIPOLOGÍAS DE PATATAS

image

¿Pensáis que las patatas son todas iguales? Ya no lo pensaréis después de haber leído estas líneas. Conocer las patatas también es un modo para enriquecer y valorizar nuestra dieta, teniendo en cuenta del hecho que el Onu las ha considerado como soluciones en la lucha a la pobreza y al hambre en el futuro. En muchas naciones de Europa, efectivamente, la patata goza de una notable popularidad, y es un ingrediente típico de todas las regiones, de Norte a Sur, al punto de ser protagonista de muchas ferias y fiestas. He aquí, entonces, como orientarse entre las muchas tipologías que son cultivadas y que se pueden encontrar en el supermercado o en las tiendas especializadas, también para aprender a cocinarlas.

1. Las patatas a pasta blanca

Las patatas a pasta blanca son aconsejadas para la preparación de un puré, de un flan o de las croquetas fritas, pero también de los bollos rellenos. Son caracterizadas por una pulpa por la consistencia bastante harinosa, y es este el motivo por el que, en el curso de la cocción, tienden a exfoliarse. No es un caso que estas patatas sean aconsejadas sobre todo para las recetas que las quieran machacadas; lo importante es que para hacerlo no se use una batidora, visto que el movimiento de rotación acabaría para transformar todo el amasijo en una especie de cola. No debe ser olvidado que el contenido de almidón de las patatas a pasta blanca es muy elevado.

image

2. Las patatas a pasta amarilla

Las patatas a pasta amarilla se distinguen de las a pasta blanca porque son capaces de resistir con más facilidad a la cocción: es esta la razón por la que se recurre a ellas para hacer las patatas fritas. No sólo: también son usadas por los que tienen gana de patatas hervidas, de patatas al horno o de patatas cocidas en húmedo. Son los carotenos a otorgarles tal compactabilidad, pero también a determinar su coloración más intensa.

3. Las patatas rojas

Las patatas rojas se llaman así porque tienen la cáscara roja, pero en realidad la pulpa en su interior es blanquita, o en todo caso clara. Generalmente tienen dimensiones más pequeñas con respecto a las patatas a pasta blanca; son redondeantes y compactas y pueden ser fritas, en húmedo, cocinadas al horno o hervidas. ¡CONTINUA DE PÁGINA 2!

Página 1 de 2
Loading...