DESBLOQUEA UNA CREMALLERA CON UN BASTONCILLO DE ALGODÓN: AQUÍ COMO SE HACE

image

¿Quién no conoce el famoso bastoncillo utilizado para limpiar el interior de la oreja que cuenta, quizás en igual medida, tanto defensores apasionados como apasionados detractores? El bastoncillo de algodón o hisopo, insustituible para algunos, peligroso para otros, es una pequeña y genial invención que continua a ser puesta en la lista de la compra de todo el mundo, aunque hoy se utiliza con mucha más cautela. Con el hisopo, en cambio, se pueden hacer también muchas otras cosas que ya han entrado a ser parte de la vida cotidiana, sobre todo en el mundo femenino.
Veámolo junto.

HISOPO “RETOCA-PERFUME”

Quizás no muchos saben que si se mojan las dos extremidades de algodón con perfume y se cierra el hisopo dentro de una bolsita de plástico para alimentos, el perfume se mantendrá durante mucho tiempo y podrá ser utilizado para hacer retoques de emergencia durante el día.

HISOPO PARA BLANQUEAR LOS DIENTES

El hisopo puede ser también utilizado para distribuir sobre cada diente una pasta blanqueadora realizada con bicarbonato de sodio, pasta de dientes y agua oxigenada. Con un par de aplicaciones a la semana se obtendrá un resultado asombroso.

image

HISOPO ANTI-RENACIMIENTO

Todas las mujeres saben que una de las cosas más molestas cuando una se mira al espejo es ver el  pelo blanco que crece. Ningún miedo, porque con el mágico bastoncillo de algodón y un poco de sombra de ojos del color adecuado podéis hacer un retoque rápido que os permitirá ser perfectas todo el día.

HISOPO PARA RETOCAR EL AUTOBRONCEADOR

Se sabe que no es fácil tender con precisión el autobronceador porque hay muchas zonas del cuerpo, a lo mejor pequeños pliegues, arrugas o algunos pliegues en los que no se logra siempre distribuirlo de modo uniforme. Nada más simple para solucionar el problema: un bastoncillo de algodón para retocar las zonas más claras y ya está. EL ARTÍCULO CONTINÚA EN PÁGINA 2>> >

Página 1 de 2
Loading...