UN COMPORTAMIENTO MUY COMÚN QUE LLEVA A UNA MAXI MULTA DE 8.000 EUROS: AQUÍ LA DESCUBRIMOS

Mantener un comportamiento correcto en conducir sirve no sólo para salvaguardar la propia seguridad y la de los demás, sino también para evita incurrir en sanciones a veces muy costosas. Lo sabe bien un ciudadano suizo que ha tenido que pagar por un adelantamiento imprudente ocho mil euros de multa. Este incauto automovilista, nervioso por un coche a su aviso demasiado lento, primero se ha acercado luego ha iniciado a encender los faros para pedir espacio y superarlo.

Se trata de una a práctica no muy lícita que se puede ver a menudo también en muchas calles europeas. El automovilista imprudente ha sido sancianado con una cifra elevada por no mantener la distancia de seguridad. En Suiza las multas son proporcionales a la renta declarada y puesto que anualmente el conductor poco atento declara una renta superior al millón y medio, la cifra de pagar la multa ha sido particularmente elevada. El conductor ha probado a justificarse en el tribunal diciendo de sentirse fastidiado por el comportamiento del otro automovilista que parecía probar gusto en ir tan despacio. Los jueces pero no se han dejado convencer sancionándolo con más que ocho mil euros o bien nueve mil francos suizos. Conducir con prudencia y atención puede salvar de veras la vida. Las actitudes incorrectas, que atraviesan a veces el límite de la legalidad, a menudo están a la base de accidentes con resultados desastrosos.

image

1) La elevada velocidad es el primer factor de riesgo. Conducir un vehículo a una velocidad elevada en calles escasamente iluminadas o con el fondo arruinado, a menudo lleva a tener accidentes. Más se incrementa la velocidad, más se limita el campo visual y por consiguiente se hace más difícil evitar obstáculos repentinos.

2) También el abuso de alcohol altera significativamente las percepciones y es una frecuente causa de accidentes de tráfico. La tasa alcohólica máxima permitida para conducir es de 0,5, con una tasa de alcohol mayor en la sangre no se puede conducir. Lo dice la ley pero también el sentido común. En efecto esta sustancia reduce de manera drástica la atención del conductor y tiene un efecto sedativo particularmente potente. Genera euforia induciendo a creer ser invulnerables y crea una alteración perceptiva de las distancias reales. Los accidentes provocados por personas que han bebido demasiado son muchos a todas las latitudes y su gravedad es elevada.

image

3) Las drogas y los psicofármacos interaccionan con las sinapsis y alteran totalmente las percepciones. Un conductor que asume drogas de cualquier tipología antes de conducir, se vuelve un peligro público y muy probablemente causará un accidente implicando otros vehículos y otras personas.

4) El móvil. En estos últimos años ha aumentado otro factor de riesgo que es el empleo del móvil mientras se conduce. Llamar por teléfono o hasta leer y escribir mensajes de texto distrae el conductor que no ve los obstáculos sobre el carril o los ve demasiado tarde ya que no puede frenar a tiempo útil para evitar el accidente. Muchos son los que no renuncian tampoco mientras conducen al empleo de estos aparatos de última generación pero los efectos son, a veces, terribles. Escribiendo un mensaje se conduce con una sola mano y la vista es concentrada en la pantalla del móvil en lugar que en la carretera. Los choques son muy frecuentes pero también otros accidentes de otra gravedad.

5) Las precedencias no respetadas, los semáforos rojos que no son tomados a veces en consideración y las distracciones a la guía son otras causas de serios accidentes de tráfico. Puesto que en el mundo cada año mueren millares de personas a causa de accidentes que pudieran ser evitados, es bien recordar siempre de conducir respetando las normas y manteniendo la máxima concentración sobre lo que se está haciendo.

Página 1 de 1
Loading...