Cómo injertar árboles frutales

 

Para aquellos que son principiantes, el consejo es comenzar con la llamada técnica de injerto a T, que además de ser el más común entre los agricultores es también el menos complicado de lograr. En principio, el mejor periodo para la ejecución de los injertos es la primavera, ya que esta temporada la corteza tiene una capa interna bastante blanda. La primera operación es la de hacer, en la planta que se tiene que injertar, un corte, de manera que se pueda sacar un pequeño trozo: es recomendable hacer un corte muy profundo, para llegar a la capa interior de la corteza (lo de color verde intenso).

En este punto, se debe ejecutar en la corteza del árbol un corte a T: en correspondencia de este corte, el injerto debe estar unido al árbol modelo. Después de eso, la rama debe ser envuelta con un poco de cinta adhesiva, de manera que las dos partes estén bien juntas: si no se tiene la cinta también se puede usar un vendaje. A partir de ahora, con el paso del tiempo, el corte lentamente se sana: así, se puede quitar el vendaje. El injerto, por lo tanto, está listo: no hay nada que hacer más que esperar a que la planta de sus frutos.

Página 2 de 4
Loading...