¿COJINES AMARILLOS? CON ESTOS 2 INGREDIENTES VOLVERÁN A SER BLANCOS

image

1 – ALMOHADAS AMARILLENTAS

La limpieza de casa es algo que ocupa buena parte de nuestro tiempo pero, a pesar de la dedicación que logramos poner, a veces no logramos limpiar profundamente cada rincón y cada objeto. ¿Por ejemplo, más de un nor al cambio de sábanas, que tipo de cura reservamos a nuestra cama? Ninguna, si no la que decidimos darle cuando es hora de limpiar los colchones o controlar el estado de nuestras almohadas.

Estas últimas deberían ser elegidas en tejidos transpirantes y lavables, pero también reemplazadas de vez en cuando. Desafortunadamente, con el tiempo nuestras almohadas pierden su color blanco original para dejar espacio a antiestéticos halos amarillos a causa del sudor de nuestra piel, que no dan tampoco la idea de limpieza. En la mayoría de los casos estas manchas amarillentas tienden a quedarse a pesar de los lavados: ¿qué hacer, pues? ¿Resignarse a dormir sobre una almohada que parece vieja y sucia aunque lavada o bien probar un método eficaz y natural para devolverle su blancura? La segunda, sin duda. ¿Cómo hacer, pues, para blanquear las almohadas?

image

Ante todo, nos aseguramos que no necesiten lavado en seco leyendo su etiqueta. Si pueden ser lavadas en una lavadora, las sacas de la funda y las lavas a 40 grados vertiendo en la cubeta, además del detergente, dos cucharas de bicarbonato. Después del aclarado, wn lugar del suavizante utilizad un poco de vinagre blanco, procediendo a un ulterior aclarado para eliminar cada huella. A este punto no quedará que hacer arrancar la centrifugadora, programándola pero a no más de 800 vueltas.

Sacáis las almohadas de la lavadora y las tendéis con cura en sentido horizontal para que mantengan su forma, sacudiéndolas de vez en cuando para hacer secar el relleno. Vuestras almohadas ahora serán de un blanco resplandeciente, como cuando las habéis comprado.

image

2 – SÁBANAS AMARILLENTAS

Como las almohadas, también la ropa tiende a amarillear con el tiempo, por ejemplo en el caso de sábanas blancas guardadas mucho tiempo. Cuando decidimos utilizarlas, nos encontramos el halo amarillento: ¿cómo eliminarlo con remedios naturales? También en este caso existe una solución para tener de nuevo sábanas cándidas.

Si las manchas son concentradas en puntos particulares, conviene iniciar con un lavado preliminar: ponéis las sábanas en remojo por una noche, añadiendo al agua alguna cuchara de bicarbonato y la sal gruesa. Transcurrida la noche, aclaráis las sábanas y averiguáis si las manchas han desaparecido; en caso contrario, verted un poco de agua oxigenada encima de ellas.

image

Después podréis proceder al normal lavado en la lavadora, añadiendo al detergente ácido cítrico o la sosa no cáustica. A este punto tendéis las sábanas a secar al aire: de aquellos feos halos amarillos no  quedará huella.

He aquí como, a partir de ingredientes naturales, simples y localizables en cada casa, es posible hacer revivir los tejidos blancos eliminando el antipático color amarillento que les otorga el tiempo.

image

Los métodos indicados también son repetibles y utilizables para blanquear cortinas, fundas, manteles pero también la colada de cada día. ¿A que se debe la acción blanqueadora? Al bicarbonato y a la sal gruesa ante todo, pero también al vinagre blanco y a un correcto lavado. Ahora vuestra ropa parecerá nueva y estará lista para ser utilizada.

Recordad finalmente, por vuestra salud, de no rehacer la cama la mañana. Los ácaros en efecto sólo proliferan si se quedan en un sitio”cerrado”, entre las mantas. Aire y sol en cambio tienen una perfecta acción repelente y lograréis eliminar la mayor parte de ellos.

Página 1 de 1
Loading...